miércoles, 21 de octubre de 2009

Las 4 estaciones de mi alma

El invierno del pasado, que en las noches desnudas de abrigo, se abraza al subconsciente relajado, y hace de mí un muñeco desquiciado, incoherente, ilógico e irracional, ese pasado que una intentar superar, consiguiéndolo en ocasiones, y en otras evaporándose y quedándose en simples intentos absurdos. El invierno de comentarios indignos, de sentimientos incomprensibles, de momentos caídos, el invierno de abrazos rotos, de besos falsos, de arañazos del viento, de ese viento que pasa y se lleva el aliento robado, el sueño esperado, la sonrisa nacida, la caricia dolida…

El otoño de momentos contados, de situaciones cálidas, de amores disfrutados, de ráfagas de aire que llegaron en forma de caricias y que fueron cayendo como las hojas que caen de los arboles poco a poco y sin miedo posándose en el pensamiento como un recuerdo tierno, sentido, disfrutado… ese otoño que permanece en la mente, por ser delicado, dulce, ensoñador y que me hace recordar que una vez tuve lo que debía tener…

La primavera que mis letras me otorgan, que la capacidad del deseo me regala y que algunas manos, muy pocas, me ofrecen con el paso de los días, la primavera que me da la oportunidad de volver a creer en la capacidad de amar del ser humano, las flores que aun con los ojos abiertos puedo vislumbrar, pensar que puedo llegar a lograr una familia, una vida, aquella vida que una día desapareció sin más…

El verano, la claridad, el sol, el calor, la serenidad… de saber que algo puede suceder o del mismo modo se puede romper o simplemente desaparecer, y yo igual mantenerme tranquila, sin miedo y sin desesperar por lo que pueda suceder, porque las cosas, los momentos, las vivencias e incluso las personas tienen sus propias estaciones que hay que respetar…

Y yo... me quedaré sentada, anhelando, soñando y viendo pasar a las personas, las cosas, los momentos, las vivencias… por las cuatro estaciones de mi abnegada alma.

Yoyo

7 Presencias:

DIAVOLO dijo...

Todos pasamos por las cuatro estaciones, pero... ¿por qué no intentamos hacer que la primavera y el verano sean más largos?

Besos.

RMC dijo...

Son las cuatro estaciones de la vida misma, invierno al abrigo de nuestras caricias dolidas, en la primavera capacidad de deseo, la sangre nos altera, el verano la ilusion de algo nuevo y otoños calidos en el amor,
has plasmado muy bien las cuatro estaciones del alma, un placer leerte.

Un beso
RMC

Manolo Jiménez dijo...

Alargar la primavera y el verano todo lo que podamos, incluso hay personas que con 80 años continúan en un verano permanente.

Luchemos por eso.

Abrazos.

EURICE dijo...

Guau!
"El invierno del pasado, que en las noches desnudas de abrigo, se abraza al subconsciente relajado"un increible principio dificíl de superar. Me gusta muchismo lo que escribes y como lo escribes, empatizo mucho con tus textos.
Un saludo Yoyo.

¿Lesbiana? dijo...

Y las cuatro estaciones siempre vuelven a pasar...por eso en el invierno hay que seguir pensando en un lejano verano.

Hada dijo...

Me encantó el contraste de las 4 estaciones... te quedó perfecto =)

Abrazos!

Balovega dijo...

Hola princesita...

Hacía tiempo que no me pasaba a verte.. el trabajo me tiene bastante ocupada y las entradas y comentarios no son muchos...

Hoy vengo a darte un besote y gracias por esta bella entrada, en la que espero venir a verte muchos años de mis estaciones..

Muakkssssssssssssss

Publicar un comentario

Tu presencia y tu huella.... mi sonrisa, GRACIAS!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...